martes, mayo 31, 2011

Entrevista en el Huelva Información


Recientemente el Director del Huelva información, Javier Chaparro, me hizo la siguiente entrevista:

Sentado en mitad de la Gran Vía de Huelva para la foto, un grupo de niñas recién salidas de clase insiste en retratarse junto a él. "¡No soy famoso ni un cantante!", aclara. Lo suyo son las redes.
 
-¿Es vocacional lo suyo?
-Yo me dedicaba al desarrollo de aplicaciones informáticas, pero el mundo 2.0 es mucho más apasionante, me gusta mucho más.
 
-¿La clave?
-Se trabaja con las personas: hay que confiar en ellas, en el potencial que pueden desarrollar.
 
-¿No es un mundo engañoso o eso es un mito?
-No es engañoso, hay que confiar en las personas, en la inteligencia colectiva. Para participar y colaborar hay que confiar en las personas, es básico.
 
-También hay mucho gato oculto en las redes sociales.
-Hay de todo. Hay perfiles falsos, hay trolls que sólo vienen a enturbiar el debate y a adquirir protagonismo. Y también gente que adopta una actitud un poco rara. 
 
-¿Como quién?
-Gente que asume una personalidad distinta, con roles distintos a los que adoptan en su vida cotidiana.
 
-Un desdoblamiento de la personalidad.
-Sí, efectivamente. Las redes sociales son muchas veces un refugio para personas tímidas que se refugian en el mundo virtual, aunque siempre hay que mantener una coherencia entre los dos mundos.
 
-Usted asesora a partidos políticos en el manejo de sus redes sociales. ¿Tanto van a influir éstas en el resultado final de los comicios?
-Ahora mismo, el impacto de internet en el voto no es muy grande. A pesar de eso, se está empezando a desarrollar la presencia digital de los políticos en las redes sociales.
 
-¿Y se adaptan los políticos a ese nuevo espacio?
-Es necesario que exista cierta coherencia entre las actitudes de un político y su coherencia en la red. Si un político no es como dice que es, la gente lo nota y deja de visitar sus perfiles y sus páginas. Es importante que tenga una actitud de cercanía, pero también en la calle. 
 
-¿Qué pecado capital no puede cometer un político en la red?
-No escuchar y evitar el contacto con la ciudadanía.
 
-Pero eso es complicado, exige estar permanentemente atento a las redes porque siempre habrá alguien conectado.
-Es que estar en las redes sociales es un compromiso, es estar y comprometerse.
 
-Democracia Real Ya surge  desde internet. ¿Es algo espontáneo o premeditado?
-Este movimiento se asemeja mucho a los principios de la sociedad en red, que son los valores que predominan en este ámbito: horizontalidad, espontaneidad, confianza en las personas... Creo honestamente que no hay ningún partido detrás ni organización  con intereses oscuros. De hecho no hay líderes. 

-Pero alguien habrá redactado el manifiesto.
-Es otra cosa. Es una declaración de principios y de intenciones. El objetivo principal es hacer ruido y concienciar a la ciudadanía y a los políticos de que hace falta un cambio en el sistema, aunque no un cambio que rompa con todo.
 
-¿Con qué debe romper?
-Debe haber más participación en la toma de decisiones.
 
-Puede que esta efervescencia inicial surgida de internet se venga abajo pasados unos días.
-Creo que el movimiento se va a fragmentar, es inevitable. Poner de acuerdo a tantas miles de personas, tan heterogéneas, será difícil.
 
-¿Será la derrota del movimiento?
-No, será el principio de nuevas movilizaciones con mensajes más acotados. La suma de todas ellas va a propiciar un  diálogo entre la ciudadanía y los políticos.
 
-Puede también que se dé un intento de instrumentalización por parte de algún partido o sindicato.
-Sin duda alguna habrá quien lo esté haciendo, pero esos movimientos están siendo rechazados. Por lo que he podido ver en la actividad on line, no tienen nada que hacer.
 
-¿Y el futuro de las redes sociales?
-Ahora constituyen un medio para movilizar a personas, por su capacidad de movilización y de propagación de mensajes. El paso siguiente es que las opiniones que se expresen en la red lleguen a ser decisiones políticas, como un instrumento más de democracia participativa.
 
Un 'evangelista' del 2.0
 
Nacido en Huelva -1971- este ingeniero técnico informático está en la avanzadilla en el manejo, bien entendido, de las redes sociales. Lleva desde 2006 en el mundo 2.0, donde las fronteras entre emisor y receptor se diluyen para formar un cuerpo de debate ecléctico y abierto. Entre sus trabajos figuran un plan de acción para el desarollo de las webs de la biblioteca y de la radio de la Universidad de Huelva. "Hago un papel evangelizador, les pongo en el camino para que ellos continúen", resume.

viernes, mayo 06, 2011

La Politica 2.0 necesita de participación

Recientemente he publicado este artículo en Cuentalo.es:


Politica y Medios sociales

Los medios sociales están planteando nuevas formas de hacer política mas participativas que permitan involucrar mas activamente a los ciudadanos en las decisiones relativas a los asuntos públicos. Cada vez resulta mas frecuente ver conversar a políticos y ciudadanos en Facebook o Twitter para responder a las sugerencias, aportaciones o quejas planteadas desde el seno de la sociedad (dentro de un proceso de escucha activa). Otra cuestión es que este diálogo aporte valor, soluciones a necesidades concretas, o simplemente se esfume despues de la contienda electoral...

¿Se puede practicar Politica 2.0 con actitudes 1.0?. 

La politica 2.0 representa un concepto emergente ligado a un conjunto de actitudes y valores relacionados con la participación, cercanía y el diálogo directo con el ciudadano, elementos interiorizados por politicos que practican en el día a día la política de proximidad e inasumibles por aquellos representantes públicos que apuestan por el modelo tradicional de la política basado en el control de la información...y es que los representantes siguen apostando por en el mensaje unidireccional, sin ocultan su temor a exponerse públicamente ante la crítica, y en sus actividades digitales queda de manifiesto cierta opacidad informativa.

La politica 2.0 exige un cambio cultural en los partidos y políticos, el uso instrumental de las herramientas y nuevas tecnologías no aporta nada sin un compromiso por la escucha activa, o la apuesta por un diálogo fluido, cercano y permanente. 

¿Están preparadas las organizaciones políticas para afrontar los retos de la Politica 2.0?. 

De momento no, pues sus estructuras decimonónicas y jerarquizadas resultan incompatibles con los valores de horizontalidad, igualdad de oportunidades y participación que predominan en las redes sociales. En los medios sociales se impone la meritocracia, los usuarios son influyentes en función de lo que comparten y conversan (no por su posición en la jerarquía), en un ambiente de igualdad de oportunidades y de absoluta democratización de ideas y opiniones, elementos no presentes en la mayoría de los partidos politicos, los cuales requieren de una mayor apertura, transparencia, participación de las bases, modelos distribuidos de liderazgo, y democracia interna.

Los partidos politicos necesitan abrirse hacia la sociedad, asumiendo cambios culturales, estructurales y orgánicos hacia los valores predominantes en la sociedad en red.

El paradigma participativo

Nuestro cuestionado sistema representativo debe propiciar cambios hacia experiencias participativas que fomenten la participación y colaboración ciudadana. Las redes sociales no constituyen un fin en si mismas pero representan un medio para pulsar la opinión ciudadana en aquellos temas de transcendencia pública. Sin embargo el cambio hacia el paradigma participativo no se producirá a corto plazo teniendo en cuenta el descrédito de la política actual, la escasa cultura participativa en la ciudadanía y la polarización ideológica asentada en la realidad política. 

Hace falta voluntad y ganas por parte de los que nos gobiernan, instalados en un estado de conformismo que inhibe la participación y el emponderamiento ciudadano en las decisiones públicas. Curiosamente últimamente se dá un patrón recurrente en las sociedades: movimientos ciudadanos que surgen en una coyuntura socioeconómica complicada y amplificados a través de las redes sociales, favoreciendo una transformación a corto plazo de las estructuras del sistema representativo o del poder vigente. Como suele ocurrir las experiencias participativas son escasas (solo a nivel de presupuestos participativos) y hace falta mucha formación práctica.

Gobierno Abierto

El gobierno abierto es un concepto emergente asentado en tres pilares fundamentales: transparencia, participación y colaboración. Cada vez mas los ciudadanos, empresas, y medios de comunicación demandan el acceso libre a los datos que obran en manos del sector público. Datos que nos pertenecen y que sistemáticamente se nos han negado. 

Algunas administraciones comienzan a liberar y publicar los datos para garantizar la transparencia informativa en la gestión pública, la rendición de cuentas, y propiciar el desarrollo de aplicaciones que exploten o visualicen los datos públicos para aportar servicios de valor añadido a la sociedad.

En el plano participativo cada vez es mas frecuente el uso de herramientas que permiten la involucración de los ciudadanos en las decisiones sobre gestión pública en municipios locales, aportando de propuestas de mejora que serán elevadas a pleno en función de su ideoneidad, viabilidad y presupuesto. Además los ciudadanos podrán formular sus propuestas de mejora en la elaboración y ejecución de las políticas públicas. A nivel de aplicaciones la colaboración ciudadana permitirá informar en tiempo real sobre incidencias en la vía pública.

Los pilares del gobierno abierto pueden suponer un impulso hacia una visión mas participativa de nuestro sistema.