viernes, mayo 06, 2011

La Politica 2.0 necesita de participación

Recientemente he publicado este artículo en Cuentalo.es:


Politica y Medios sociales

Los medios sociales están planteando nuevas formas de hacer política mas participativas que permitan involucrar mas activamente a los ciudadanos en las decisiones relativas a los asuntos públicos. Cada vez resulta mas frecuente ver conversar a políticos y ciudadanos en Facebook o Twitter para responder a las sugerencias, aportaciones o quejas planteadas desde el seno de la sociedad (dentro de un proceso de escucha activa). Otra cuestión es que este diálogo aporte valor, soluciones a necesidades concretas, o simplemente se esfume despues de la contienda electoral...

¿Se puede practicar Politica 2.0 con actitudes 1.0?. 

La politica 2.0 representa un concepto emergente ligado a un conjunto de actitudes y valores relacionados con la participación, cercanía y el diálogo directo con el ciudadano, elementos interiorizados por politicos que practican en el día a día la política de proximidad e inasumibles por aquellos representantes públicos que apuestan por el modelo tradicional de la política basado en el control de la información...y es que los representantes siguen apostando por en el mensaje unidireccional, sin ocultan su temor a exponerse públicamente ante la crítica, y en sus actividades digitales queda de manifiesto cierta opacidad informativa.

La politica 2.0 exige un cambio cultural en los partidos y políticos, el uso instrumental de las herramientas y nuevas tecnologías no aporta nada sin un compromiso por la escucha activa, o la apuesta por un diálogo fluido, cercano y permanente. 

¿Están preparadas las organizaciones políticas para afrontar los retos de la Politica 2.0?. 

De momento no, pues sus estructuras decimonónicas y jerarquizadas resultan incompatibles con los valores de horizontalidad, igualdad de oportunidades y participación que predominan en las redes sociales. En los medios sociales se impone la meritocracia, los usuarios son influyentes en función de lo que comparten y conversan (no por su posición en la jerarquía), en un ambiente de igualdad de oportunidades y de absoluta democratización de ideas y opiniones, elementos no presentes en la mayoría de los partidos politicos, los cuales requieren de una mayor apertura, transparencia, participación de las bases, modelos distribuidos de liderazgo, y democracia interna.

Los partidos politicos necesitan abrirse hacia la sociedad, asumiendo cambios culturales, estructurales y orgánicos hacia los valores predominantes en la sociedad en red.

El paradigma participativo

Nuestro cuestionado sistema representativo debe propiciar cambios hacia experiencias participativas que fomenten la participación y colaboración ciudadana. Las redes sociales no constituyen un fin en si mismas pero representan un medio para pulsar la opinión ciudadana en aquellos temas de transcendencia pública. Sin embargo el cambio hacia el paradigma participativo no se producirá a corto plazo teniendo en cuenta el descrédito de la política actual, la escasa cultura participativa en la ciudadanía y la polarización ideológica asentada en la realidad política. 

Hace falta voluntad y ganas por parte de los que nos gobiernan, instalados en un estado de conformismo que inhibe la participación y el emponderamiento ciudadano en las decisiones públicas. Curiosamente últimamente se dá un patrón recurrente en las sociedades: movimientos ciudadanos que surgen en una coyuntura socioeconómica complicada y amplificados a través de las redes sociales, favoreciendo una transformación a corto plazo de las estructuras del sistema representativo o del poder vigente. Como suele ocurrir las experiencias participativas son escasas (solo a nivel de presupuestos participativos) y hace falta mucha formación práctica.

Gobierno Abierto

El gobierno abierto es un concepto emergente asentado en tres pilares fundamentales: transparencia, participación y colaboración. Cada vez mas los ciudadanos, empresas, y medios de comunicación demandan el acceso libre a los datos que obran en manos del sector público. Datos que nos pertenecen y que sistemáticamente se nos han negado. 

Algunas administraciones comienzan a liberar y publicar los datos para garantizar la transparencia informativa en la gestión pública, la rendición de cuentas, y propiciar el desarrollo de aplicaciones que exploten o visualicen los datos públicos para aportar servicios de valor añadido a la sociedad.

En el plano participativo cada vez es mas frecuente el uso de herramientas que permiten la involucración de los ciudadanos en las decisiones sobre gestión pública en municipios locales, aportando de propuestas de mejora que serán elevadas a pleno en función de su ideoneidad, viabilidad y presupuesto. Además los ciudadanos podrán formular sus propuestas de mejora en la elaboración y ejecución de las políticas públicas. A nivel de aplicaciones la colaboración ciudadana permitirá informar en tiempo real sobre incidencias en la vía pública.

Los pilares del gobierno abierto pueden suponer un impulso hacia una visión mas participativa de nuestro sistema.

2 comentarios:

Angel dijo...

Jose Carlos leer este post en tu blog ha coincidido con una reflexion que en ese mismo instante me tenia ocupado, procurare no extenderme pero esencialmente es esta: Los poderes facticos (expresión un poco olvidada pero cuya esencia es vigente)se deben sentir incomodos con la fiscalización de sus asuntos por parte "la plebe" a traves de un medio que a pesar de multiple intentos no controla. ¿No es evidente que internet se les ha escapado de las manos?. Seamos claros... ¿no se sentiran incomodos cuando un grupo de colegiales intenta entrar en la asamblea de los parlamentarios de Madrid pretendiendo comer en su cafeteria pro menos de lo que les cuesta calentar su "taper" en un microondas del cole?, ese es solo un ejemplo grafico de lo "tocapelotas" que los no elegidos pueden llegar a ser, mi experiencia en la red es antigua pues desde que me conectaba con un modem de 56k a la red telefonica estoy en ella y he vivido los intentos de muchos de esos poderes facticos por controlarla, no los enumero por no extenderme pues ello daria para escribir un libro.
Te invitaria a una reflexión: ¿Como se podria hacer para manipular la red?, ¿crees que no seria algo deseable por esos poderes?. Acabo de ver una noticia en un telediario en la que se hablaba de una hipotetica democracia total en la que 40 millones de españoles podrian participar en la toma de decisones politicas a traves de la red ¿no crees eso podria incomodar a muchos?. En fin, esto es solo un pnsamiento que no he podido compartir en tu blog a estas horas de la noche. Un saludo

Jose Carlos del Arco Prieto dijo...

El sistema representativo hace aguas pues el concepto de delegación se ha desvirtuado por completo. Un sistema y poderes fácticos que han adormecido a las masas por completo, anulando su reflexión crítica y el pensamiento autónomo. Nos han inculcado que debatir es sinónimo de confrontación y que la realidad solo tiene dos caras. Todas estas circunstancias han generado un enorme descrédito de la clase política. En el entorno digital las jerarquías no aplican, es un espacio horizontal donde la autoridad se basa en el mérito y no en la relación de poder. Surgen nuevos liderazgos. La inmediatez, la interacción, la capacidad de organización, la coyuntura socioeconómica actual, la democratización de opiniones y la ubicuidad, son factores esenciales que reducen el control por parte del sistema y los lobbies. Eso no impide que algunos gobiernos intenten regular la red a su antojo coartando la libertad de expresión.