viernes, agosto 22, 2008

Accidente Spanair

Creía imposible que pudiera ocurrir una tragedia semejante pero queda demostrado que volar no es un medio infalible y que desgraciadamente a unos pocos les toca engrosar la estadística de accidentes. Hay que depurar responsabilidades y determinar las causas del accidente, por la memoria de las víctimas y para que este tipo sucesos jamás se vuelvan a repetir.

Entre las víctimas hay un paisano, Gabriel Guerrero Duran, que residía en Madrid (como yo) y que formaba parte de la tripulación. Mi pésame a sus familiares y a todos aquellos que le conocieron (el trabajó un año de diskjokey en el Budha, un chico tambien muy conocido en el mundo scout). La última vez que volé con Spanair fue en un vuelo Tenerife-Madrid, recuerdo que pude divisar por la ventanilla a mi querida Huelva desde las alturas, imagino que Gabriel sentiría lo mismo que yo cuando pasaba por ese punto, y se acordaría de sus padres.

Un abrazo a todos los choqueros que han tenido que emigrar por un futuro mejor.

1 comentario:

Marina dijo...

Pues si, una pena enorme lo de Gabriel. Yo lo conocia personalmente, ademas, estudio tb informatica en el Poli (aunque a nosotros ya nos pillo terminando la carrera)