miércoles, noviembre 23, 2011

Hacia un Sistema mas participativo



Desafección ciudadana por lo político

La política atraviesa sus horas mas bajas, la mayoría de los ciudadanos han dejado de confiar en sus representantes, escenario amplificado en la coyuntura socioeconómica actual donde la crisis y el paro exprime a un importante sector de la sociedad, la cual exige lo máximo de la clase política y soluciones efectivas a sus problemas. 

El hartazgo de la ciudadanía ha propiciado un estado de resignación y escepticismo que ha inhibido el paso a la acción y la movilización. Sin duda la coyuntura actual y las redes sociales (por su capacidad organizativa y de difusión) han actuado como catalizadores para impulsar un conjunto de reivindicaciones que plantearon una declaración de principios (consenso de mínimos) basados en la participación ciudadana, la transparencia y la justicia social, derechos fundamentales sin idelogía asociada. Posteriormente se han ido proponiendo extensiones e implementaciones de dichos principios (en formas de partidos, plataformas, etc), algunas con un marcado componente ideológico. 

Sin duda el 15-M ha marcado un antes y después: los ciudadanos han descubierto que su opinión puede ser tenida en cuenta y que la unión hace la fuerza tolerando las diferencias en cuanto ideologías, partidos, y planteamientos.


Participación Ciudadana

Es necesario proponer reformas en el sistema para incorporar cauces de participación ciudadana y que esta se articule adecuadamente a nivel municipal, autonómico y estatal.  Las recientes reinvindicaciones lo demandan y cuando se aborda la participación hay tener en cuenta que se trata de un principio democrático fundamental, aséptico en cuanto ideologías (la participación no es de derechas ni izquierdas) y que desde el poder no se ha propiciado lo suficiente.

La cultura participativa brilla por su ausencia, desde el poder jamás se ha impulsado lo suficiente salvo ciertas experiencias de presupuestos participativos en España. ¿Se han difundido dichas experiencias lo suficiente?. ¿Esta preparada la sociedad para interpretar los reglamentos y metodologías de participación?. ¿Cuando se formará a la ciudadanía?. ¿Esta dispuesto el poder político a emponderar a la ciudadanía para que esta recupere su rol activo y co-responsabilidad en lo publico?. ¿O todo se movera de abajo hacia arriba, es decir, desde las bases?.

La participación ciudadana no se puede plantear cada cuatro años...se debe realizar en el día a día.


Transparencia en la gestión como clave para la confianza

Sin transparencia no tendremos acceso a la información pública, y sin esta no se puede concebir la participación de la sociedad. Hay que acelerar la Ley de Transparencia y liberar los datos públicos (salvo restricciones de privacidad y seguridad) para facilitar su acceso a la ciudadanía, empresas y medios de comunicación. En definitiva evolucionar hacia un gobierno abierto.

Sin la rendición de cuentas jamás recuperaremos la confianza perdida en nuestros representantes. ¿Como podemos evaluar el desempeño de nuestros representantes sin conocer el grado de consecución de los objetivos o el estado de los programas o iniciativas en curso?. ¿Cual es el destino de nuestros impuestos, hacia donde van las partidas presupuestarias y como han evolucionado en el tiempo?. ¿Declaración de bienes?.

¿Cuando ejercemos el voto que criterios manejamos para decidirlo?. Subjetivos frente a indicadores objetivos que no existen (y si existen no se conocen).


Partidos Abiertos

Los partidos políticos tienen que abrirse a la sociedad y propiciar la participación activa de la militancia, por paradójico que pueda sonar se debería estimular la diversidad de puntos de vista frente al pensamiento único.  

Estamos cansados de tanta polarización y paraguas ideológicos, somos ciudadanos y como tales deberíamos ser críticos con la información que nos tragamos y pensar de forma autónoma mas que perpetuarnos en nuestras creencias y valores (realimentadas por el poder mediático y político). No somos una masa uniforme a la que inocular una realidad inventada e interesada, debemos adquirir conciencia ciudadana y eso se consigue a través del diálogo argumentado y reflexivo. Queda mucho por hacer pero debemos recuperar nuestra identidad ciudadana y co-responsabilidad en lo público. Abandomenos repetir consignas o argumentarios, seamos nosotros mismos con nuestras particularidades, puntos de vista e ideas propias. 

A los partidos politicos les diria que el pensamiento único lo unico que genera es DESCONFIANZA en la sociedad, cuanto más diversidad, mejor, esa es la imagen que hay que dar, y si no es posible entonces el modelo de partido necesita transformarse hacia un modelo en red que incorpore la pluralidad y horizontalidad.


Medios de Comunicación y Líderes de Opinión

Los medios tradicionales están polarizados por su servilismo y clientelismo hacia los mercados y el poder político. Han perdido su compromiso por la ciudadanía, su función pública como esencia para vigilar y exigir responsablidades al sistema. Este escenario ha desembocado en una polarización de la opinión pública en dos esferas ideológicas (izquierda y derecha) que implícitamente encierra un bipartidismo que oscurece a los formaciones minoritarias y sobre todo anula la reflexión crítica de la ciudadanía frente a la perpetuación de principios y valores realimentados por los propios medios con el fin de fidelizar a sus audiencias. El problema de la polarización es que no se atiende a posturas intermedias entre los dos polos...mas bien las posturas se radicalizan en el tiempo con tal de reforzar el sentimiento de pertenencia.

Desgraciadamente se ha perdido nuestra identidad en pro de la defensa de unas creencias impuestas por agentes externos apoyados por líderes de opinión e influyentes (representan menos del 1%) que orientan nuestras acciones, comportamientos y decisiones. En los medios sociales una élite de influyentes y lideres de opinión tienen tanta influencia (o mas) que los propios medios con presencia digital. Sin quitarles su mérito debemos ser mas críticos y compartir sus contenidos por el valor o utilidad que aporten mas que por el nombre del autor o su ideología.


¿El final de la Polarización?. Hacia una mayor distribución de la influencia.

Debemos romper con esta dinámica, y creo que los medios sociales ayudaran a eliminar este estado transitorio hacia un entorno mas plural donde habitan distintos enfoques, ideas y puntos de vista. La democratización de opiniones permite incorporarnos a la conversación en una plataforma de comunicación pública universal. El debate, la argumentación, el consenso, el interés comun, probablemente nuestros hábitos de comportamiento en las redes sociales cambien hacia el bien colectivo a través de la participacion y colaboracion en red. Emergerá una nueva cultura participativa en la que la diversidad, la heterogeneidad y la tolerancia serán aceptadas frente a la imposición del pensamiento único o el asentado en los polos extremos. Por supuesto desaparecerá la asignación de estereotipos y claves ideológicas de tipo bipartidistas. Los clichés son los hijos de la polarización.

Quizás el ciudadano 2.0 alimente un nuevo orden en nuestro sistema, ciudadanos que reflexionan de forma crítica y autónoma frente la imposición de doctrinas promovidas en los medios, personas que aceptan la diferencia y se cuestionan permanentemente el status quo y su sistema de valores. ¿Utopía?. ¿Es compatible este estado con la teoría de la disonancia cognitiva?.

El día en que se recupere la conciencia ciudadana probablemente los lideres de opinión pierdan fuelle pues la esfera pública no estará tan polarizada, mas bien se parecerá a una inmensa paleta de colores, habitat para distintas concepciones y planteamientos del mundo. En los medios sociales todos podemos ser potenciales influyentes, cuando esto ocurra imagino que la influencia que ejerce una élite se irá distribuyendo en todos los nodos de la red y los lideres de opinion perderan peso dando paso al liderazgo distribuido mas que la persuasión de unos pocos que intentan imponer su criterio (apoyados por los medios afines).

La politica 2.0

Cuando el sistema sea mas participativo y haya un cambio de mentalidad en la clase politica entonces la politica 2.0 sera un instrumento mas efectivo, no un fin en si mismo como algunos quieren hacer entender.

No hay comentarios: