viernes, septiembre 12, 2008

Dignidad

En cuanto el reciente debate que se está produciendo por la iniciativa del Juez Garzón de recabar un censo de desaparecidos, quiero manifestar mi apoyo a la misma pues considero un derecho fundamental que los restos de los asesinados (con independencia de su ideología) en la guerra civil y posguerra tengan derecho a recibir digna sepultura.

La Ley de la Memoria Histórica tiene muchos detractores, algunos por lo blanda que les resulta y otros porque ya no tiene sentido levantar viejas heridas (a estos les diría si tienen familiares enterrados en fosas comunes). No alcanzo a comprender las actitudes de algunas personas que en un alarde de intolerancia ignoran el deseo de restaurar la memoria de los masacrados.

Qué fácil es machacar el dolor ajeno sentado en el sofá y pensando que la Guerra Civil está llena de mártires de un único bando...

2 comentarios:

David Sanchez Bote dijo...

Amen. Las victimas lo son cuando interesa.

fattimaaburto.wordpress.com dijo...

Y la derecha siempre ha sido enmiga del conocimiento en general. Los súbditos o los consumidores son mucho más manejables que los ciudadanos. Y el conocimiento se basa en el reconocimiento, en este caso de la historia tal como ocurrio. Así que se trata de justicia y progreso, eso explica muchos rechazos.